Un fuerte y sonoro Grito Latino

El Grito Latino hizo vibrar Costa Rica durante el fin de semana. Con una variada oferta de propuestas sonoras, la música prácticamente no se detuvo. Dos pares de tarimas: por un lado las principales, ubicadas en la explanada más larga del terreno, y por otro las alternativas, cerca del bosquecito, sector también del Mercado Latino con sus locales comerciales.

El sábado imperó el sonido alternativo. En las tarimas principales pasaron artistas como Ximena Sariñana, con un estilo un poco más electrónico que el de sus primeros trabajos, con buena respuesta del público.

También el reggae tuvo su espacio con exponentes como Rawayana y Los Cafres. La primera jornada cerró con algunos de los más esperados del día… Aterciopelados hizo gala de su calidad y prolífica carrera musical.

Zoé mostró la evolución de su sonido y una puesta en escena con destacados elementos visuales. La clausura estuvo a cargo de Los Auténticos Decadentes, con su contagiante fiesta musical.

Reconocimiento especial para los nacionales El Guato, Los Mentados y Gandhi, que fueron el grupo estelar de sus respectivas tarimas (los dos primeros en las alternativas, Gandhi en la tarima Principal 2), mostrando su nivel característico. Sumados a los demás ticos presentes en el festival, como Julio Nájera, dejaron en alto el nombre del país.

La jornada del domingo fue un tanto más ecléctica. Algunas propuestas ya con un estilo un poco complicado de encasillar, como la pura sabrosura de El Gran Silencio y CaféTa, además de contrastes (y casi que en simultáneo en diferentes tarimas) de Residente con A.N.I.M.A.L. y Carajo.

Uno de los sonidos protagonistas sería el rock, con diversidad de estilos: ya sea fusionado con elementos latinos, clásico, con tendencias alternativas y rap core o crudo metal. Buena parte de los exponentes del día estuvieron asignados a las tarimas alternativas (“apartados de las tarimas principales, como aislando al rock duro de lo demás”, diría en escena Andrés Giménez, líder de A.N.I.M.A.L.).

A.N.I.M.A.L. mostró su sonido impactante, reuniendo posiblemente a la mayor cantidad de asistentes del día en el sector de la tarima alternativa. En ese mismo escenario antes se habían presentado los excompañeros de Giménez, Corbata y Vilanova, con su banda Carajo, con buena respuesta de los presentes.

Entre ambos se tocó en la tarima adjunta Vaquero Negro, con una interesante propuesta, en el legado de Rage Against The Machine y lo pesado de Beastie Boys, con gran energía y donde lo único que faltó fue gente para disfrutarlo.

En las tarimas principales pasaron artistas como No Te Va Gustar, con buena respuesta de asistentes a pesar de problemas técnicos que les hicieron detener la actuación (no se escuchaban en escena, aunque afuera el sonido estaba normal). Ahí mismo se presentaría después Residente, al cual no vimos porque fuimos a disfrutar de Carajo, Vaquero Negro y A.N.I.M.A.L.

Posiblemente los artistas más esperados del día serían Molotov y Café Tacvba. En ambos casos hicieron un repaso variado por su discografía, en contraste (por ejemplo) de la anterior visita de los tacvbos a Palmares, que se centraron en unos cuantos álbumes. Como es costumbre, los Molotov hicieron gala de su humor y potencia en vivo.

En cuanto a los nacionales, Kadeho hizo el cierre de la tarima principal 2, con su calidad, correspondida merecidamente por los presentes. Triddi sería una de las agradables sorpresas, recibiendo buenos comentarios para su propuesta musical.

Sin duda, un gran evento. El Grito Latino es un festival que apenas en su segunda edición, ya se consolida como el más importante en el país, asumiendo el legado que dejara el Festival Imperial, sintiéndose aún más claramente al tener el mismo escenario, en el antiguo Autódromo La Guácima, hoy Parque Viva.

Aunque el formato de diferentes tarimas tocando en simultáneo suele ser habitual mundialmente, es realmente frustrante como aficionados a la música ver a grandes artistas tocando ante un grupo reducido de personas, perdiendo la competencia por estar alejados de las tarimas principales, en algunos casos por desconocimiento o pereza de algunos asistentes y en muchos para evitar perderse a un artista que se presentaba (antes o después) en el otro sector.

El formato de 2 tarimas, permite a un artista prepararse con tiempo sin afectar programación y estar listo para iniciar en cuanto termine el que se presenta en el otro escenario, dando buena dinámica al evento. Con eso podría bastar, para que todo miembro del line up del evento tenga su protagonismo.

Los horarios de los artistas se cumplieron en general, solo unos ligeros atrasos que no demerita el resto. Buena oferta de productos en el mercado latino y de comida en los food trucks. Ingreso ordenado de asistentes y las indicaciones claras para cada quien se preparara a disfrutar a un artista u otro. Un gran menú musical, en el que se hubiera agradecido mucho haber incluido a Fobia y/o Caifanes / Jaguares… quizá para otra edición…

Nota aparte merece varios elementos de la seguridad asignada a la actividad, que entorpeció el desarrollo de la cobertura por parte de medios (incluso afectando labor de organización como con Meet and Greets), al desconocer logística propia de un evento de este tipo y buscando ocultar su ignorancia detrás de tecnicismos o peros en vez de solucionarlo consultando a alguien que sí estuviera al tanto. Posiblemente el punto bajo, que dichosamente no afectó el desarrollo del evento en sí y una significativa oportunidad de mejora para futuros eventos.

About Enrique Muñoz 1416 Articles
Melómano desde la infancia, rockero desde la adolescencia. Locutor y productor en emisoras como 90.7 Universal, 979 Conexión, Oxígeno 104.3 y en IQ Radio 93.9 FM. Publicista y comunicador. Co-fundador de Revista Rock Peperina, siendo co-director, editor y redactor.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*