MicROCKscopio: Cargando las letras de Andrés Calamaro

 

Andrés Calamaro es uno de los íconos vivientes del rock argentino, en especial por su participación con la banda Abuelos de La Nada y por su carrera en solitario. El intérprete lanzó el 2 de noviembre su décimo quinto álbum de estudio, “Cargar la Suerte”, con 12 canciones, creadas en su mayoría junto con el pianista Germán Wiedemer…

 

Buena parte del material está impregnado de melancolía y mucho feeling…

En “Egoístas”, el intérprete dice “perdón por mi egoísmo y mi falta de interés por los demás”“Y a veces no supe darme cuenta a tiempo, quise ser cordial, hice todo mal”. En “Voy a Volver” afirma: “necesidad, pertenecer es un lugar sin dirección, hay que poder, hay que saber, hay que querer conseguir por qué vivir”.

“Cuarteles de Invierno” es una melancólico tema con cuidadoso acompañamiento de cuerdas y de vientos, con la frase “cuando la procesión va por dentro saco pecho y me voy al encuentro de mi destino”.

“My Mafia” posee un aire country con gran presencia de la guitarra acústica y protagonismo del pedal steel, acerca de los amigos que se convirtieron en “hermanos por elección” porque “cuando ladra la moral en modal inquisición me corresponde cantar a la libertad”.

“Mi Ranchera” es una sentida balada, guiada por el piano bien complementada tanto por violines como por vientos, con letra dolida y cruda, porque “quizás sea por la forma en que te fuiste: sin un beso ni un abrazo, mejor hubiera sido despedirte de mí con un balazo”.

 

 

Otros temas son más relajados, un tanto despreocupados en apariencia, pero con matices de nostalgia y, asomándose, un poco de desesperación e ira…

“Tránsito Lento” tiene un groove en que el bajo marca el paso, conduciendo por caminos del soul, con los teclados y los vientos como compañeros de viaje de “horas de tránsito lento mirando por la ventana” porque “en alguna parte me espera seguir esperando”.

En “Las Rimas” el intérprete hace su interpretación del hip hop (rapeando al estilo Calamaro), tirando versos sobre una música ligera que complementa esa fusión de añoranza e ira, “puedo rimar con azúcar, puedo rimar con veneno, el amor en ibuprofeno tiene cobertura pero no tiene relleno”.

También aparece un personaje acompañado de una delicada melodía que irradia alegría tras un aire de nostalgia, haciéndose preguntas en su rutina de salirse de la monotonía, “con cada paso que doy siento que ya estoy llegando” y Calamaro es “Diego Armando Canciones”.

 

El lado rockero del «Salmón» también se hace presente, con temas guitarreros, aires blues y bases rítmicas impregnadas del estilo Rolling Stones, quizá en parte debido a influencia de Wiedemer, encargado de los arreglos del disco y habituado al sonido de la legendaria banda británica por su pasado con Los Ratones Paranoicos (riendiéndoles tributo con su música)…

“Adan Rechaza” tiene símbolos cristianos y el anhelo: “quiero vivir hasta que el padrecito me llame para empezar de nuevo, escribir mis mejores canciones y alegrar los corazones en el cielo”. En “Siete Vidas” el intérprete declara: “el tiempo conoce mi sombra, el viento me nombra, ahora soy príncipe y mendigo”.

“Falso LV” tiene un groove a los 60s, afirmando “sin guitllotina no hay revolución, viva el falso Louis Vuitton, casi una mentira, vienen con camiseta de Ramones y peluquería”.  En “Verdades Afiladas”, primer sencillo del álbum, Calamaro manifiesta: “lo prohibido es una forma de vida, solo espero que se apague de repente el recuerdo y confío en la promesa del olvido”.

 

Andrés Calamaro – Verdades Afiladas

 

 

Lea más acerca del álbum:

Andrés Calamaro regresa para Cargar la Suerte

About Enrique Muñoz 1415 Articles
Melómano desde la infancia, rockero desde la adolescencia. Locutor y productor en emisoras como 90.7 Universal, 979 Conexión, Oxígeno 104.3 y en IQ Radio 93.9 FM. Publicista y comunicador. Co-fundador de Revista Rock Peperina, siendo co-director, editor y redactor.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*