¿Votar basándose en encuestas?

Un tema frecuente en estos días previos a las elecciones es las diferencias entre las variadas encuestas que miden la intención de voto con miras a la elección presidencial del próximo domingo, 4 de febrero… ¿Se debe tomar una decisión tan importante como el voto con base en encuestas?… Y a todo esto, ¿qué es una encuesta?

Las encuestas (bien hechas, claro está) son simple y llanamente fotografías de un momento dado, bajo ciertas circunstancias específicas. Como una foto, lo que una encuesta muestra sería justamente lo que se tomó según el enfoque, según el ángulo y la composición de los elementos. La fotografía no miente por sí sola porque muestra un resultado, pero puede inducir a error si no se considera el contexto o cómo y para qué fue tomada.

Los resultados de una encuesta varían de una a otra por la cantidad de personas entrevistadas, dónde se les consultó y hasta cómo se preguntó, además de obviamente cómo se manejaron los datos de la encuesta (qué tan bien hicieron su trabajo quienes la diseñaron, encuestadores y tabuladores).

No es igual consultar preferencia de voto en un cantón que suele votar por un partido específico a hacerlo en una universidad pública, en la que es más probable que se prefieran candidatos de algún partido emergente.

Y no es igual si la encuesta se hace por teléfono, sin poder realmente comprobar con quién se habla (si es el hijo menor de edad en vez de su papá o una empleada en vez de su patrona) a hacerlo en persona, pudiendo comprobar su mayoría de edad.

Igualmente en persona el entrevistado podría estar junto a una persona con la que prefiere que no sepa su intención de voto (como un jefe o un familiar de un partido tradicional), por lo que la respuesta no sería necesariamente la verdadera, para evitar represalias o sermones.

Las encuestas, como un todo, son diferentes fotos de un evento y así deben valorarse. Es posible tener un poco más claro el evento en sí al ver varias fotos de lo mismo tomadas por diferentes personas, desde diferentes ángulos y siguiendo los propios criterios de quien captó la escena.

Las encuestas servirán para apreciar tendencias comunes, más allá de los porcentajes propiamente que se dan a los candidatos… Es decir, sirven para tener una noción de si algún candidato tiene tendencia a perder votantes, si otro está aumentando los suyos, o si alguno se mantiene relativamente constante… o si otro no está del todo en el panorama de aparentes opciones reales para ganar.

Tomar la decisión de por quién votar basado únicamente en encuestas es algo casi tan grave como no votar: es dejar que el resto (los que sí eligieron por quién votar) decida por uno. Las encuestas pueden ser una referencia, uno de los tantos elementos a tomar en cuenta. Quizá la principal razón para considerar las encuestas es para TERMINAR de decidir su voto…

Si después de analizar las propuestas y las ideas de los candidatos hay 2 con los que se tiene real afinidad, las encuestas (juntas como un todo) podrían ayudar. En ese caso podrían ser guía para dar su voto al que se considere que tiene más posibilidad real de ganar la presidencia entre ambos, porque finalmente ese candidato representa su sentir y pensar.

Y si quisiera ser más equitativo, entonces dele su voto para diputado al otro partido, para que también le represente desde la Asamblea Legislativa.

Si quiere votar a ganar, hágalo cuando crea que con su voto el gran ganador será el país.

About Enrique Muñoz 1412 Articles
Melómano desde la infancia, rockero desde la adolescencia. Locutor y productor en emisoras como 90.7 Universal, 979 Conexión, Oxígeno 104.3 y en IQ Radio 93.9 FM. Publicista y comunicador. Co-fundador de Revista Rock Peperina, siendo co-director, editor y redactor.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*